Top
Recibe los últimos recursos & Tips a tu e-mail

Diario de Oración | Él lo leyó y me enseño a orar

Alguna vez has tenido un diario? Hoy te hablaré acerca de mi experiencia al escribir uno.

No sabes la felicidad que me provoca que hayas entrado a esta publicación. Mi intención es que puedas disfrutar de una lectura entretenida y refrescante. Que además te permita reflexionar en lo maravillosa que es la vida, cuando decidimos vivirla a los pies de Jesucristo.

Ciertamente el título de este artículo, dice mucho si no es que lo dice todo.

Dios leyó mi diario!

Y la prueba de ello es que durante mi peregrinar por este mundo, he tocado con mis manos, muchas de las respuestas que una vez fueron preguntas.

A lo largo de los años, Dios ha respondido muchísimas de mis peticiones y ha guardado silencio en muchas de las otras. Después de todo así funciona la soberanía de Dios y su perfecta voluntad.

diario

Ahora permíteme hacerte varias preguntas:

  1. Alguna vez has sentido que cuando decides separarte para orar a Dios no sabes ni que decir?
  2. Te distraes hasta con un mosquito que te vuela por el lado?
  3. Te da un sueño que llegas al tercer cielo inconsciente?
  4. O te da paranoia de que el payaso de la películas de terror esté en la puerta esperándote?

Si? Tranquila no eres la única jajajaja

En mi experiencia con Dios hace algunos años atrás. La oración fue un gran reto en mi vida cristiana. Por más que me esforzaba no lograba obtener esa conexión especial de la que todos hablaban. De hecho mis tiempos de oración eran más una tarea en mi agenda, que completaba por que reconocía su importancia.

Pero realmente no sentía que estuviera hablando con Dios, algo me faltaba.

Hasta que me cansé, comencé a dudar si en efecto cuando oraba, Él me escuchaba. Pero por cada duda que llegaba a mi mente, también había un celo que me hacía pensar: Si le sirvo a un Dios perfecto, creador de todas las estrategias de comunicación efectivas.

Definitivamente no es Él quién está haciendo algo mal. SOY YO!

Que descubrimiento jajajajajaja, confieso que por unos minutos cuando “yo misma” determiné el veredicto, me quedé muda. Comencé a preguntarme, entonces con quién hablaba cuando hacía mis oraciones perfectamente planificadas y elocuentes.

Oraciones dignas de ser escuchadas en público por su riqueza en palabras finas. Que solo yo después de haber leído el diccionario entendía. Fue frustrante pero reconfortante a la misma vez, por que mientras más buscaba en  la Biblia acerca de la oración.

Entendía que si Él es mi padre y yo soy su hija no necesitaba prepararme para hablar con Él. Solo debía abrir mi corazón y decirle todo lo que no le diría a cualquier particular. Todo lo que me angustiaba, daba miedo, molestaba y hasta me daba curiosidad.

diario

Es entonces cuando un 13 de septiembre de 2007, esforzándome por comenzar esta experiencia con Dios. Recibí la maravillosa idea de escribir mis oraciones en un diario. De esta forma podría hablar con Dios y registrar todo lo que sucedía en mi vida luego de cada oración.

De hecho no es una casualidad que siempre me ha sido más fácil expresarme por escrito. Y mi Dios que todo lo sabe y me conoce a la perfección no deseaba que me sentara ante Él como testigo de un crimen en un estrado.

Él deseaba a la chiquita que habla sin parar, que cambia de tema a cada segundo, la que se detiene a llorar y a reír sin importar que interrumpa la frase.

Pero bueno volviendo a lo del diario, busqué una libreta cualquiera y escribí en su portada el título: Plan de Dios. Y cuando mi bolígrafo se encontró con el papel fue como si todo lo que tenía guardado en mi corazón de repente saliera sin control.

Mi velocidad al escribir no era suficiente para plasmar todo lo que tenía que decir a mi Jesús. Recuerdo que disfrutaba leer mis oraciones pasadas y me sorprendía de cosas que hallaba escritas que ni siquiera sabía que sentía.

diario

Me quedaba asombrada de como Dios respondía mis peticiones y confirmaba la gran verdad de que me escuchaba. Este proceso terapéutico en el que mi Dios me procesó, aumentó mi fe y me hizo amarlo aún más. No por lo que me podía dar, si no por la gran realidad de que siendo Dios.

Separaba el tiempo para escucharme y ocuparse de mi.

Hoy entiendo que este diario, no solo fue para ayudarme a mi. Si no que Dios sabía que unos años después yo tendría el privilegio de tener este blog. Y a través de este medio hacerte saber, que no hay límites para hablar con Él.

Mi diario es el vivo ejemplo de ello.

13 de octubre de 2007

Señor yo se que grandes cosas vienen y por ello el enemigo intenta desviar mi mirada hacia cosas que ya están resueltas en tus manos hace tiempo. Pero bueno Señor tan solo espero en ti confío en lo que harás con migo y mi casa. Te Amo!

Busqué al Señor, y el me respondió; me libró de todos mis temores. Salmo 34:4

19 de diciembre de 2007

No quiero que me permitas hacer nada si no está en tus planes.

4 de enero de 2007

Me enteré que voy a ser mamá y casi me desmayo, nunca dejas de sorprenderme haces todo cuando quieres y como quieres.

7 de enero de 2007

Gracias por este día, te doy gracias por todo lo que me haz dado. Señor nada te pido para mi, sino que mi bebe tenga salud, Señor te pido disfrutar de este embarazo…

8 de marzo 2008

Gracias por que te haces sentir en mi vida a cada segundo. NO hay nada en lo que tu no estés presente. Tu haz transformado grandes cosas en mi carácter personal pero verdaderamente necesito que continúes dándome forma. Tu siempre haz intervenido en cada asunto de mi vida y no quiero que esta sea la excepción.

26 de junio de 2010

Sabes, ultimamente he estado muy estresada y no te siento tan cerca como antes…

11 de febrero de 2011

Alumbras mi camino aunque se me olvida pedírtelo, me guardas de peligros aunque olvido decírtelo. Ayúdame a ser fuerte con mi disciplina, quiero ser la líder que buscas. Quiero formar parte de tu ejército, quiero tener tareas dentro de tu cuerpo…

28 de marzo de 2011

Aqui estoy Señor tal como soy, imperfecta, indecisa, a veces malhumorada, otras pocas negativa, poco cariñosa. Simplemente yo sin disfraces. Solo tu y yo! Te Amo

2 de octubre de 2013

Te necesito Dios, quiero servirte fielmente. Quiero hacerte sonreír, saber que me conoces, que te agradas de mi vida. Revélame tu palabra, lléname de ti Jesús, te necesito Señor te pido que me llenes de tu fuerza, valentía y sabiduría para afrontar el tiempo malo.

-Amen-

diario

La razón por la que decidí compartir contigo, esta información que durante mucho tiempo fue muy privada para mi. Es por que necesito decirte que no importa los ministerios que tengamos a nuestro cargo. Ni los años que le hemos servido a Dios, no importan los diplomas y la reputación que hayamos cuidado hasta la fecha.

La única y verdadera realidad es que ante la presencia de Dios, somos completamente descubiertas. Él nos ve tal y como somos, todas nuestras imperfecciones se hacen visibles ante su perfecto amor. Es en ese momento que puedes entender, que no hay nada que pueda evitar que te acerques a Él.

Reconoce la verdad libertadora de que cuando te dispones a orar, no es mas que sentir la completa libertad de hablar con tu creador como lo que es. Un Dios soberano que desde lo alto de su trono, decide cada día mirarte a los ojos con un amor que jamás podremos comprender.

Un amor que trasciende nuestros cambios de humor, deslealtades, mentiras, defectos y errores. Un amor que está siempre presto a recibirte de vuelta, cuando hací lo dispongas. Un amor que espera pacientemente, a que nuestro corazón esté arrepentido de toda maldad.

Y listo para dar paso a la presencia de nuestro único y suficiente salvador.

-Jesús-

Ya no lo pienses más, si necesitas escribir tu oración a Dios. Este es un buen momento para comenzar. Después de todo solo necesitas lápiz y papel…

Anímate a comenzar tu diario!

Leave a Reply

Hola! Deja tu comentario aquí

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

INFORMACIÓN

Necesitas un logo?

%d bloggers like this: